Costa RicaCosta Rica Dom - Vie 5:00 a.m. - 10:00 p.m. +506-86275867
info@zctradinggroup.com
ZC Trading Academy > Trading > Pon tus emociones a tu favor

Las emociones pueden impedir que te conviertas en un trader consistente. Tus emociones pueden hacer que pierdas o desaproveches oportunidades en el mercado. Puede que salgas con antelación del mercado impidiendo que las operaciones lleguen a sus objetivos y saliendo en el mejor, de los casos, con poca ganancia. Las emociones pueden lanzarte de manera impulsiva e irracional al mercado, haciendo que dejes tu plan de trading a un lago. Una receta para el desastre.

Miedo y la ira son producto de las emociones. Cuando tienes varias operaciones perdedoras seguidas, puede que quieras vengarte del mercado y quieras enseñarle una lección, haciendo trading de revancha. Generan sensaciones que hacen que no puedas percibir correctamente los movimientos del mercado, haciéndote creer que el mercado puede darte mucho más de lo que es posible.

La mala gestión de las emociones es la causa de los mayores quebraderos de cabeza de los traders, especialmente cuando se está empezando.

Es importante reconocer que siempre estás en un estado emocional. El cuerpo constantemente te da información a nivel fisiológico y tú puedes notar los cambios: estás ansioso o relajado, alegre o triste, tranquilo o molesto. Continuamente estás en un estado emocional. Los seres humanos solucionamos muchos de nuestros problemas a través de sentimientos y emociones. Los estados emocionales no son contrarios a tus estados racionales, es que las emociones están presentes cumpliendo una función informativa. Las emociones son instrumentos que hemos sofisticado en nuestra evolución y que nos ayudan en la toma de decisiones, en la resolución de conflictos y de los problemas del día a día.

Las emociones son mensajes que tu cuerpo te está dando para ayudarte a tomar decisiones, que te dicen: “tienes que ganar como sea para recuperarte de la última operación perdedora, ya no tienes ahorros, las facturas se acumulan, los cobradores no dejan de llamar, necesitas dinero”, y es cuando enciendes tus monitores y ves una ventana de oportunidad, cuando el precio llega al nivel que estabas buscando y piensas ¡¡Que suerte tengo!! La señal de entrada se confirma y entras en long sin respetar tu gestión de riesgo y sobre apalancado. El precio espera sin moverse en una clara dirección durante unos minutos, Esos minutos se te hacen eternos, tu corazón palpita, estas mojado del sudor y finalmente el movimiento que esperabas: el precio sube a tu favor. No te lo puedes creer $100.00 USD, $200.00 USD, $300.00 USD, $400.00 USD… todo avanza según lo previsto. Sigue, sigue, le gritas: “$500.00 USD” Esto no tiene fin, $580.00 USD, $600.00 USD, $650.00 USD… ¿Qué haces? ¿Te retiras y te llevas lo que está dando el mercado? ¿esperas? El precio podría hacer una subida mucho mayor y tú necesitas ese dinero, $650.00 es mucho pero no suficiente para ti, así que esperas, y el precio retrocede a $550.00 USD. “Está respirando”, te dices, está en un pequeño retroceso, puede caer muchísimo más. ¿Qué haces con la operación?  El precio sube y baja, ¿Qué haces? ¿Te retiras y tomas la ganancia o te esperas a ver si el precio sigue subiendo? De la decisión que tomes puede que las deudas que tengas que pagar se reduzcan o aumenten. Esa es la tensión a la que te enfrentas. Te concentraste tanto en el trading que olvidas que justamente están por salir noticias fundamentales y que todo puede cambiar de un momento al otro ¿Te quedas o te vas? ¿Qué decides?

Puedes estar pensando que el nivel de precio cambie a tu favor, que es una maniobra de traders institucionales, puede que se dé vuelta. Analizas la situación, notas que el precio traspasa una zona de potencial resistencia y piensas que tienes que encontrar la manera de sacarle dinero al mercado. En incontables oportunidades te puedes encontrar en situaciones similares donde un retroceso te puede llevar a perder toda la ganancia e incluso generarte una pérdida. Al final, sacaste la operación en cero, no ganaste ni perdiste, pero perdiste la oportunidad de llevarte $600.00 USD o más en ganancias por no respetar tu plan de trading. Tuviste tu oportunidad y no la aprovechaste. Estás “sacándole la madre” al mercado y te sientes muy frustrado.

Tus emociones te han hecho ver que el precio retrocedía en tu contra cuando en realidad estaba dirigiéndose al alza. Aunque podías ver las velas, el volumen, medidas móviles, tus emociones bloquearon esa información y no te permitieron tomar las decisiones correctas, dando como consecuencia la dolorosa pérdida de las ganancias.

Tienes que aprender a manejar tus respuestas emocionales. Puede que no hayas perdido dinero, pero te aseguro que la operación generó un daño emocional porque puede que haya aumentado tu nivel de intolerancia al riesgo. Decía Platón que “las emociones son como los caballos de un carro si no las controlas te tiran por el precipicio”. Tienes que controlar tus emociones ante el fracaso y ante el éxito. Dicen que los romanos cuando llegaban victoriosos de una contienda eran recibidos por toda la multitud con vítores y arrojándoles flores. Dicen que dentro del carro del general victorioso había un esclavo diciéndole continuamente: “recuerda que eres mortal, recuerda que eres mortal”, ya que en muchas ocasiones estos se endiosaban y se creían invencibles e imbatibles. Por eso es importante a gestionar las emociones para que te lleven al éxito y no al fracaso.

Puede que pienses que, si pudieras bloquear tus emociones, podrías tener una operativa mucho más fácil ¿verdad? Mi recomendación es que aprendas a pensar en tus emociones de manera distinta. No como el enemigo a vencer, sino como un aliado que debes comprender y del que puedes apoyarte para lograr ser un trader exitoso.

Los seres humanos tomamos, en promedio, más de 3000 decisiones por día, más de 60 mil pensamientos. No hay decisiones buenas o malas, solamente algunas dan un resultado y otras dan resultados distintos. El trading es la profesión que más se acerca a la vida, te golpea y tienes que levantarte. Tienes que avanzar, aunque te haga daño tienes que seguir porque hasta que no suena el stop loss, no acaba.

Leave a Reply

×